La mejor manera de recalentar el cafe es no hacerlo

La mejor manera de recalentar el cafe es no hacerlo

Los fanáticos al cafe, dicen que el hecho de recalentar el cafe debería ser ilegal.

Algunas practicas que hacemos en nuestro día a día, pueden dañar un muy buen cafe.

No solo alteramos el sabor, sino podemos atentar contra nuestra salud.

Porque, que quede claro desde el principio, la mejor forma de recalentar el café es no tener que hacerlo. Un poco de cálculo matinal con el agua de la cafetera y las tazas que vayamos a tomar y listo.

La teoría dice que, además de agua mineral o filtrada a la temperatura correcta y durante el tiempo exacto, el buen café se tiene que moler al momento y tomar siempre recién hecho. Pero, evidentemente la teoría es una cosa y la vida real otra. Que levante la mano el que alguna vez no haya guardado un poco de café que sobra por la mañana para terminarlo después de la comida.

La única opción buena es tomarlo lo antes posible una vez hecho

Llevar esta bebida de frío a caliente en poco tiempo hace que se rompan todos los aromas y matices que componen el sabor del café o, mejor dicho, lo que queda de ellos después de que se haya enfriado tras el primer filtrado. Porque evidentemente estamos hablando de café filtrado. 

La alternativa que algunos entendidos en la materia proponen es olvidarse del microondas, recurrir a un cazo y a un fuego a muy poca potencia para conseguir ir subiendo la temperatura de la bebida muy poco a poco y sin prisas. El café quemado no es una buena alternativa al café frío.

En lugar de recalentar el café, podemos añadir un poco de agua o de leche caliente

No será como recién hecho, pero al menos el sabor y aroma quedará un poco más a salvo con este recalentamiento colateral –por llamarlo de algún modo– que con los otros métodos descritos.

Pero, por si no había quedado claro las quince veces que lo hemos repetido, mejor no recalentar el café. Nunca.

Deja un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben aprobarse antes de que se publiquen.