Una que otra historia del por que endulzamos nuestro café

De dónde sacamos la idea de agregar azúcar al cafe?

 

Encontré varias teorías, les expongo dos que me llamaron la atención:

 

cafe de origen

Dicen que  los habitantes de la península arábiga, los primeros bebedores de café registrados, aparentemente bebían su café negro y sin azúcar, agregando solo especias. Es a los Egipcios se les atribuye el mérito de haber agregado azúcar al café por primera vez, alrededor de 1625, y de haber ideado el modo tradicional de preparación del café en el Medio Oriente, en el que el café en polvo se lleva a ebullición junto con el azúcar para producir una bebida dulce y almibarada. Sin embargo, los egipcios, no tanfanaticos a  los lácteos, todavía no pensaban en agregar leche a su café endulzado. Aunque el embajador holandés en China experimentó por primera vez con leche en su café en 1660, esta innovación no fue ampliamente aceptada hasta que Franz George Kolschitzky abrió el primer café vienés en 1684 y alejó a sus nuevos clientes preparando y mezclando leche y miel al café colado. Ahora que el azúcar granulada es un villano dietético en muchos círculos, las personas a las que les gusta endulzar el café recurren a una variedad de alternativas. Los edulcorantes artificiales que utilizan sacarina no son satisfactorios; el café exagera su sabor plano y metálico. Los edulcorantes a base de aspartamo combinan mucho mejor con el café, aunque el sabor que dejan en la boca aún puede ser un poco metálico. Para muchos,  la miel se desvanece en el café, pero la melaza en los azúcares marrón oscuro y crudos o Demerara en realidad refuerza los tonos ricos y oscuros del sabor del café. 

 

Otra teoría dice:

 

cafe de origen

La relación del azúcar con el café se remonta a casi 500 años. Los dos han estado intrínsecamente vinculados durante siglos. Cuando el café llegó a Europa en el siglo XVI, el café y el azúcar se consideraban lujos, reservados casi exclusivamente para las clases altas ricas en ese momento. Sin embargo, la mayoría de los granos eran de baja calidad y tostados muy oscuros. Para hacer los sabores amargos e intensos más apetecibles, a menudo se agregaba azúcar. Con el paso del tiempo, las bebidas con cafeína más dulces (tanto café como té) comenzaron a ser más asequibles y accesibles. A diferencia de la cerveza y la sidra (que eran más seguras para beber que el agua en ese momento), proporcionaban una dosis de energía sin el efecto secundario adicional de la embriaguez. Según dicen "Una fuerte dosis de azúcar [en el café] era un lujo asequible ... les dio a los trabajadores una dosis de cafeína para pasar un largo día, proporcionó abundantes calorías y ofreció la comodidad del calor durante una comida que, de otro modo, a menudo consistía solo en pan

 

Hasta una próxima taza de cafe.

 

Ya tu decidirás si le agregas o no azúcar al café.

 

Ve a nuestra tienda y escoge el café que desees comprar

 

 

 

 

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados